COMUNISMO (Aprendiendo de la iglesia primitiva)


COMUNISMO


(Aprendiendo de la iglesia primitiva)




Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos. Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad.” (Hechos 4:32-35 RV1960)



De acuerdo a este pasaje, en la iglesia primitiva no existía la propiedad privada y los bienes materiales tenían la función de satisfacer las necesidades de toda la comunidad. Vivían de ese modo por convicción y no por imposición de ninguna autoridad, pues en ningún momento dice que los apóstoles hayan sugerido ese estilo de vida, lo podemos confirmar con la historia de Ananías y Safira (1). Eran una iglesia profundamente unida “de un corazón y un alma” viviendo totalmente de acuerdo a lo enseñado por Jesús.


Algunas de las enseñanzas elementales dejadas por Jesús confirman que el modo de vivir de la iglesia primitiva se ajustaba a su voluntad. La primera tiene que ver con sus dos mandamientos, en especial con el segundo que pide amar al prójimo como a uno mismo (2), que se relaciona con la regla de oro: tratar a los demás como queremos ser tratados (3). De esa forma, si amo a los demás como a mí mismo, debe interesarme el bienestar personal del prójimo tanto a nivel espiritual como material. Definitivamente todos quisiéramos recibir apoyo económico al pasar por una necesidad, entonces, de ese modo deberíamos conducirnos con todos aquellos que la padecen. Es por eso que la iglesia primitiva no tenía necesitados, pues cuando se presentaba cualquier tipo de carencia, esta misma era suplida inmediatamente gracias a que los bienes y las riquezas de la comunidad eran compartidos.

La segunda enseñanza de Jesús que respalda este tipo de comunismo, la rescato de la hermosa oración que hizo por sus discípulos antes de ser crucificado, en ella hablaba principalmente de la unidad que tenía con el Padre y cómo quería que de la misma forma nosotros fuéramos uno, entre nosotros, con él y con el Padre, porque de esa forma el mundo podría creer que Jesús fue enviado por Dios(4). Entonces, cuando los integrantes de la iglesia primitiva decidieron convertirse en un mismo corazón y alma, no lo hicieron solamente en el plano espiritual ni en el de las intenciones, lo llevaron a la practica compartiendo todo lo que tenían, incluyendo algo tan corriente como el dinero. Así pudieron mostrar a los hombres de su tiempo la deidad de Jesús.


En especial en México, el cristianismo como lo conocemos –ya sea que se nos califique como protestantes o evangélicos– proviene de países principalmente capitalistas, haciendo que inconscientemente liguemos la fe con ese modelo económico. Pero este pasaje nos muestra que no siempre fue así. Tal vez la pregunta más difícil de responder sería si como cristianos estuviéramos dispuestos a desprendernos de nuestros bienes en beneficio de los demás. La mayoría no.


Es un hecho que Jesús vino a anunciar una vida abundante (5), pero a consecuencia de vivir en su palabra y no como el fin en sí mismo, pues en el pasaje del Afán y la ansiedad aclara que los bienes materiales no deben ser nuestra principal preocupación, pues llegarán naturalmente como resultado de buscarlo a él (6). Seguramente en la actualidad nadie piensa en vender sus propiedades por beneficiar a otros, pero este modo de vida de la iglesia primitiva sí nos enseña que el bien común es más importante que el personal.


Otra de las preguntas que debemos hacernos es si, este pasaje representa un modelo económico caducado y que ya no aplica en la actualidad. En lo personal considero que una de las razones por las cuales funcionó este modelo comunista en la iglesia primitiva, no solo fue porque la gente estuviera dispuesta a desprenderse de sus bienes, también funcionó porque las autoridades de la comunidad –los apóstoles– no estaban corrompidas y administraban correctamente los bienes. Por lo tanto la viabilidad de este modelo dependió en gran manera de la honestidad y rectitud de sus autoridades. Justo en este punto es donde resulta ineficaz actualmente, pues no solo se trata de preguntarnos si estuviéramos dispuestos a desprendernos de nuestros bienes por el bienestar de la comunidad, también debemos cuestionarnos si acaso, existen en la actualidad autoridades a quienes podamos encomendarles semejante tarea. Lo dudo seriamente.


Concluyo de forma muy superficial que este pasaje sí representa un modelo económico desfasado que difícilmente podremos aplicar en la actualidad. Sin embargo sí nos deja enseñanzas trascendentales que son perfectamente aplicables, que es mejor dar que recibir, que deben preocuparnos los necesitados de nuestra comunidad, que no debemos quedarnos con los brazos cruzados ante las necesidades de otros, que los bienes materiales no son importantes ni son el fin en sí mismo de nuestra vida con Cristo. Y tal vez la mejor enseñanza de todas es, que mientras más unidos permanecemos, aun en lo económico, más mostramos al Cristo que nos habita.

Mary Carmen Olague


1Hechos 5
2Mateo 22.39
3Mateo 7:12
4Juan 17: 21-23
5Juan 10:10
6 Mateo 6:33


Comentarios

Entradas populares de este blog

LO TENGO POR BASURA: ¿A QUÉ SE REFERÍA PABLO?

¿POR QUÉ CONGREGARNOS?

POR UNA VIDA DE ORACIÓN