EN EL NOMBRE DE DIOS (Reflexionando en torno a las elecciones)


EN EL NOMBRE DE DIOS


(Reflexionando en torno a las elecciones)


Como espectadora del actual periodo electoral me he encontrado con algunas personas que apoyan a uno u otro candidato a la presidencia asegurando que ese es el elegido por Dios para gobernar al país. Lo que me puso a reflexionar muy seriamente en el tema, sobre todo en el impacto que nuestras palabras tienen sobre los demás.

Los que somos creyentes sabemos que toda autoridad es elegida por Dios1 (lo cual no elimina nuestro deber cívico de votar), también creo que en la actualidad siguen existiendo profetas, y no pocos, a quienes Dios les muestra el porvenir. Pero de la misma forma estoy convencida que ese tema debe tratarse con mucho cuidado, sobre todo cuando hablamos ante los no creyentes. Lo cual se ha vuelto más fácil gracias al internet y a las redes sociales.

Al estar frente a esta situación lo primero que se me vino a la mente fue uno de los diez mandamientos: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano.”2 El cual se encuentra bastante olvidado en una época donde aparentemente los mandamientos divinos están pasados de moda. Jesús lo retomó implícitamente cuando en el Sermón del monte enseñó a no hacer juramentos, en especial en el nombre de Dios, pues su nombre es sobre todo nombre3 y no debe tomarse a la ligera. Tomar su nombre en vano es restarle importancia a todo lo que representa, a toda su dignidad y majestad solo por hablar de más o en el momento equivocado. Tomarlo en vano significa asegurar su respaldo sin tenerlo realmente, pues hay quien asegura que tanto uno u otro candidato es el elegido por Dios a la presidencia, no cabe duda que alguno está equivocado, pues uno de ellos perderá inevitablemente y las palabras que aseguraban su triunfo de parte de Dios quedaran en la ignominia.

Por las anteriores razones este texto es un llamado a la prudencia, pues no estamos poniendo nuestra reputación de por medio, sino la de Dios. Sobre todo si lo hacemos ante la audiencia incorrecta en los medios equivocados. Hay otro pasaje que es un poco más duro al respecto, el cual dice que “el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles a causa de nosotros.”4 Y si es blasfemado, por favor, que no sea por nuestra causa.

Mary Carmen Olague

1Romanos 13:1
2Éxodo 20:7
3Filipenses 2:9
4Romanos 2:24

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ESPIRITUALIDAD NO SIEMPRE ES EL CAMINO

EMOCIONES ¿Reprimidas o sujetadas?

REALIDAD VS VERDAD (Llamar las cosas que no son como si fuesen)