DANZA PROFÉTICA


DANZA PROFÉTICA


Imagen de Leonid Afremov vía Pinterest


Cuando llegues a la colina de Dios, donde está la guarnición de los filisteos, y luego de que entres en la ciudad, te encontrarás con un grupo de profetas que descienden del santuario que está en el cerro. Irán profetizando y tocando salterios, panderos, flautas y arpas. 
(1 Samuel 10:5 RVC) 

Alabadle con pandero y danza; Alabadle con cuerdas y flautas.
(Salmo 140:4)


Generalmente los grupos de danza en las iglesias acostumbran danzar basándose en rutinas o patrones previamente establecidos con la finalidad de lograr uniformidad y orden al momento de danzar frente de toda la iglesia. Alguna vez alguien habrá visto que en estos grupos donde se practica la danza es usual la danza libre, donde en los momentos de suma adoración la persona que danza se deja llevar por el momento incluso a través de movimientos improvisados para manifestar su entrega al creador. A ese tipo de danza es común que se le llame danza profética.

En la Biblia no hay un solo versículo que diga que existe la danza profética como tal, sin embargo es muy común que en la práctica exista. En lo personal he practicado la danza por más de la mitad de mi vida y también me he dejado llevar en completa adoración a mi creador por movimientos libres que he manifestado de todo el corazón. También, mientras lo hacía, en algunas ocasiones recibí palabra profética de Dios para la iglesia y de la misma forma, mientras he estado en libre adoración con mi cuerpo, algún miembro de la iglesia recibió palabra profética mientras me observaba. Por lo tanto, puedo concluir gracias a la experiencia que la danza profética sí existe, por lo que sentí la necesidad de justificar por medio la la Palabra aquello que en la experiencia Dios me mostró su existencia.

Por el otro lado, llegué a ver que algunas personas etiquetaron la danza libre –ausente de patrones o rutinas predeterminadas que se manifiestan gracias a la adoración del individuo– como danza profética. Pero en estos casos, mientras la persona danzaba ni ella ni nadie que la observaba recibió palabra de parte de Dios, entonces ¿fue profética? No lo creo, pues solo cuando Dios habla es que hay profecía.1 Por lo tanto, uno de los errores más comunes es confundir la danza libre en adoración con la danza profética. No por ello quiere decir que la primera este mal, pues es maravilloso poder adorar a Dios en completa libertad a través del cuerpo, pues el Señor quiere que nuestro cuerpo deje de ser instrumento de iniquidad para pasar a ser instrumento de justicia2 y qué mejor forma de hacerlo que en adoración, pero es importante aclarar que no es danza profética si no incluye un mensaje de parte de Dios.

Ahora, para definir la danza profética es importante entender que la danza forma parte de la alabanza. Por básico que esto parezca, es común que las iglesias manejen los ministerios de alabanza y danza como ministerios diferentes, ciertamente es necesario separarlos por razones prácticas debido a que las técnicas y herramientas con que cada uno se prepara son distintos, pero es necesario entender que forman parte del mismo ministerio y por lo tanto comparten el mismo propósito, que es llevar al cuerpo de Cristo ante la presencia divina. La mejor forma de demostrar que forman parte del mismo ministerio es leer el salmo 150 con detalle, es un salmo que simplemente enumera todos los instrumentos o herramientas con las que es posible alabar a Dios y la danza aparece como uno de ellos, no en lo individual sino como parte del conjunto.

La alabanza es un medio para que se manifieste la profecía, basta con leer el pasaje que citamos al inicio de Samuel, que describe a un grupo de profetas que manifestaban la profecía tocando diversos instrumentos. Cuando el rey David distribuyó a los músicos y cantores para el templo apartó “para el ministerio a los hijos de Asaf, de Hemán y de Jedutún, para que profetizasen con arpas, salterios y címbalos;”3 por lo tanto queda claro que la alabanza es un medio para comunicar un mensaje de parte de Dios.

Si quien está danzando no habla, lo siguiente que debemos plantearnos es, ¿cómo es posible que la profecía se manifieste por medio de la danza? Para poder responder esta pregunta es necesario trasladarnos al nuevo testamento. Uno de los dones del Espíritu es el de “diversos géneros de lenguas,”4 si leemos con cuidado la manifestación del Espíritu Santo el día del pentecostés podremos notar que gracias a él las personas que estuvieron presentes fueron capaces de hablar diversos idiomas que les eran desconocidos.5

Por básico que parezca, es necesario tener presente que los diversos idiomas o lenguajes que existen al rededor del mundo tienen el objetivo de facilitar la comunicación entre sus hablantes. De la misma forma, debido a que hay personas que no pueden escuchar fue necesaria la creación de un lenguaje basado en señas, es decir, que usa como medio de comunicación el cuerpo y no la voz, por lo tanto, el cuerpo también es un medio de comunicación. Incluso conozco un testimonio de alguien que no sabía hablar el lenguaje de señas, pero lo hizo una vez gracias al don de diversos géneros de lenguas para predicar el evangelio a un sordomudo. De la misma forma, gracias a otras disciplinas sabemos que el cuerpo puede ser usado como una forma de comunicación en lo que se conoce como lenguaje corporal.

Con lo anterior en mente, la danza profética, es decir, el uso del cuerpo y la danza para comunicar un mensaje de parte de Dios es completamente válido si lo entendemos como una manifestación de los dones del espíritu, en específico como manifestación del don de “diversos géneros de lenguas,” agrupando a la danza en una de las muchas formas de lenguaje corporal. Pero la clave radica en la interpretación, cualquier lengua y mensaje necesita ser interpretado por un segundo para cumplir su propósito.

Quien quiera profetizar por medio de la danza, deberá apegarse a los principios señalados en 1 de Corintios 14. El cual nos enseña que debemos procurar todos los dones espirituales, pero sobre todo, que profeticemos, que la profecía tiene como propósito la exhortación, la edificación y la consolación del cuerpo de Cristo, que así como los instrumentos tienen sonidos definidos para comunicar un mensaje, también la palabra aunque sea corporal, pues todos los idiomas que hay en el mundo tienen un significado. Que así como se ora con el espíritu se debe de orar con el entendimiento lo mismo sucede con la danza y que si alguien habla en otra lengua es necesaria la interpretación para que el cuerpo de Cristo sea edificado.

Debido a todo lo anterior podemos concluir que existe la danza profética porque, en primer lugar toda la alabanza como conjunto puede ser usada para que se manifieste la profecía, en segundo lugar, porque gracias al lenguaje corporal el cuerpo puede ser usado como medio para transmitir un mensaje de parte de Dios, pero para calificarla de profética es necesario que haya quien la interprete para que el cuerpo de Cristo sea edificado, de lo contrario solo es danza y adoración, pero no es profética.

Mary Carmen Olague


1Amos 3:8
2Romanos 6:13
31 Crónicas 25:1
41 Corintios 12:10
5Hechos 2:11

Comentarios

Entradas populares de este blog

LO TENGO POR BASURA: ¿A QUÉ SE REFERÍA PABLO?

¿POR QUÉ CONGREGARNOS?

POR UNA VIDA DE ORACIÓN