Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2019

REALIDAD VS VERDAD (Llamar las cosas que no son como si fuesen)

Imagen
REALIDAD VS VERDAD(Llamar las cosas que no son como si fuesen)


“(como está escrito: te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son como si fuesen.” (Romanos 4:17)
Este pasaje lo he encontrado citado generalmente en su última parte: “llamar las cosas que no son como si fuesen”. Debo reconocer que en un principio la entendí mal, me sonaba a que tener fe requería negar la realidad que estás viendo con tus mismos ojos y en cambio decir lo contrario, por ejemplo, ver el refrigerador vacío y decir que “en el nombre de Jesús está lleno”.
Recientemente Dios ha estado tratando conmigo mucho sobre la fe, pues finalmente, es uno de los asuntos centrales de toda la Biblia, pues es imposible entender la obra redentora de Cristo sin ella. Al inicio de este año leí varias veces el libro de Romanos y por alguna razón que aunque yo desconozco, estoy segura que el Espíritu Santo sí conoce, regresó a mi mente este pasaje…

PARECIÉNDONOS AL PADRE

Imagen
PARECIÉNDONOS AL PADRE


La Biblia nos enseña que fuimos diseñados a imagen y semejanza de Dios.[1] Aunque, si miramos nuestra condición natural, tan humana y aparentemente imperfecta y la comparamos con la imagen que hemos formado de Dios en nuestra mente, el ser como Dios, probablemente parecerá si no imposible, por lo menos muy difícil de alcanzar. Sin embargo, como creyentes, debemos tener presente que nuestra verdad es que fuimos diseñados para parecernos a nuestro creador y Padre celestial.
Lo que es imposible para el hombre natural se volvió una posibilidad gracias al sacrificio que Jesús hizo por nosotros, por medio del cual nos hizo nuevas creaturas,[2] las cuales hemos sido santificadas y hechas aceptas ante el Padre por medio de Jesús,[3] el problema es que esta nueva creación continua con las enseñanzas y hábitos de la vieja creatura. Por eso la Biblia nos invita a despojarnos del viejo hombre y a vestirnos del nuevo hombre, el que ha sido creado en justicia y santidad.[4] Par…