¿CÓMO DISTINGUIR LA CONDENACIÓN DE LA EXHORTACIÓN?


¿CÓMO DISTINGUIR LA CONDENACIÓN DE LA EXHORTACIÓN?




¿Cuántas veces nos hemos sentido mal después de haber sido corregidos por alguna autoridad en la iglesia? ¿Cuántas veces sentimos que, más que ser corregidos, estábamos siendo condenados? ¿Cuántas veces hemos estados abiertos para recibir la corrección que se nos ha dado? Pudiéramos continuar haciéndonos ese tipo de preguntas, que en el fondo, tienen como raíz dos problemáticas.

La primera es, que muchas veces, sobre todo en un contexto legalista, cuando una autoridad eclesiástica buscar corregir o exhortar, termina por condenar. La segunda es, más común en iglesias menos legalistas, es el caso del creyente que rechaza la corrección o exhortación porque la confunde con condenación.

Entonces, para disipar las dudas en ambos caso, me propuse definir y comparar los dos términos, condenación y exhortación, tanto semánticamente como bíblicamente, para que de esa forma no queden espacios a malos entendidos, y así, se pueda exhortar a otros sin caer en condenación o aceptar la exhortación sin sentirse condenado.

Empecemos por el término condenación. Para lograr entenderlo, tenemos que tomar en cuenta que algunos libros de la Biblia, en especial los que corresponden al pentateuco son textos de leyes, y por lo tanto el lenguaje que se deriva de ellos es jurídico, como la expresión condenar que significa “1.Imponer [un juez o tribunal] una pena a una persona por considerarla culpable de un delito o una falta. 2. Desaprobar y rechazar enérgicamente una conducta, acción o una doctrina que se considera inmoral y censurable.”[1] Cuando la Biblia usa la expresión condenación lo hace generalmente en la primera acepción de la palabra, la que se refiere a la pena que llega como consecuencia de un delito o una falta, que para este caso es el pecado:

“Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23)

El libro de Levítico, está lleno de condenas para crímenes o pecados específicos, las cuales serían imposible enumerar por el momento, sin embargo vale la pena aclarar, que bajo la concepción de pecado de la Biblia, aun si solo se cometiera uno de ellos, eso nos convertiría a todos en culpables y por lo tanto, merecedores de una condena:

“Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.” (Santiago 2:10)

Entonces, todos, de una u otra forma hemos transgredido la ley, y, “por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios.”[2] Sin embargo, como bien lo dice el primer versículo que citamos, el regalo de Dios es la vida eterna por medio de Jesús, es decir, que gracias al sacrificio de Cristo hemos sido librados de esa condena, lo que llamamos salvación por gracia. Por lo tanto:

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (Romanos 8:1)

Por lo tanto, si todos los que estamos en Cristo Jesús ya no estamos condenados, significa que ninguno de nosotros debe recibir ningún tipo de castigo por la infracción de la ley, que recordemos, la consecuencia de infringirla era la muerte; por lo tanto, hemos sido librados de ella.

Bajo el nuevo pacto, nuestras acciones no determinan nuestra entrada al cielo o la muerte eterna,[3] pero sí son una herramienta poderosa para mostrar al Cristo que nos habita. Nuestro propósito es que él sea mostrado por medio de nosotros, por eso somos cartas abiertas, escritas en nuestros corazones para que puedan ser leídas por todos los hombres.[4] Para ello necesitamos ser enseñados.

Como creyentes nos encontramos en proceso de cambiar la vieja manera de pensar, por una nueva, acorde a la palabra de Dios.[5] Estamos perfeccionándonos para que el carácter de Cristo sea moldeado en nosotros, así “el que comenzó la buena obra en nosotros la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6). Para este proceso, Dios se vale de distintas personas, generalmente ministros suyos, para lograrlo:

“Y el mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos  para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.” (Efesios 4:11-12)

Una de las formas que Dios usa para exhortarnos, es a través de sus ministros, los cuales han sido colocados aquí con el fin de perfeccionarnos. Pero este punto no es suficiente para aprender a distinguir la condenación de la exhortación. Pues la exhortación debe estar fundada en el principio de la salvación por gracia, por lo tanto, no puede haber ningún posicionamiento nos haga sentir merecedores del castigo eterno, porque entonces, ya no es exhortación, sino condenación. La exhortación debe estar fundada en la sana doctrina,[6] que es la Palabra de Dios:

“Toda escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16-17)

La Palabra de Dios, por sí misma, tiene la capacidad de enseñarnos y corregirnos para que continuemos hacia el camino de la perfección. Además, la exhortación debe darse con paciencia e instrucción,[7] la cual, a su vez, va de la mano con la consolación.[8] Es decir, que la exhortación tiene un sentido didáctico, es un instrumento de aprendizaje en la vida del creyente. Cada quien está en su derecho de aceptarla o no, pero no dejemos de lado que es para nuestro beneficio, para que seamos perfeccionados en nuestro caminar con Cristo.

Espero que los versículos aquí empleados puedan servir de herramienta para comenzar a distinguir la condenación de la exhortación. Con la finalidad de que nunca condenemos a otro con el pretexto de corregirle y de que, de la misma forma, nunca más nos sintamos condenados cuando estamos siendo exhortados.




[2] Romanos 3:23
[3] Efesios 2:8-10
[4] 2 Corintios 3:2-3
[5] Romanos 12:2
[6] Tito 1:9
[7] 2 Timoteo 4:2
[8] 1 Corintios 14:3

Comentarios

Entradas populares de este blog

LO TENGO POR BASURA: ¿A QUÉ SE REFERÍA PABLO?

¿POR QUÉ CONGREGARNOS?

POR UNA VIDA DE ORACIÓN