LA JUSTICIA DIVINA (Descansando en Dios)


LA JUSTICIA DIVINA

(Descansando en Dios)




Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará. Exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía.
(Salmo 37:5-6)

A lo largo de mi vida, siempre que me enfrentaba ante alguna injusticia en mi contra mi madre solía decirme —No te preocupes, Dios exhibe tu justicia—. Pasaron años hasta que pude memorizar en qué porción de la Biblia se encontraba este pasaje, pero ello no impidió que se volviera una verdad en mi vida. Verdaderamente, aprendí a encomendar mi camino a Dios en los momentos de injusticia y siempre he podido ver como él ha exhibido mi justicia. Nunca me ha fallado.

La lógica natural nos invita a buscar venganza cuando nos sentimos ofendidos o atacados, sin embargo, Dios enseña a través de su palabra que confiando en él tenemos la seguridad de tener resueltos nuestros problemas, en especial cuando han sido provocados por terceros:

No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. (Romanos 12:19)

Es cuestión de descansar en él confiando en que en algún momento nuestra justicia será exhibida sin necesidad de buscar venganza. Tomar la justicia en nuestras manos, generalmente conduce al engrandecimiento de los problemas más que a su resolución.

Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin mí; el que contra ti conspirare, delante de ti caerá. (Isaías 54:15)

Tal vez, estos pasajes son difíciles de creer si son vistos desde un ángulo equivocado, porque pueden parecer una invitación a la pasividad e indiferencia. Aunque no lo son. ¿Cómo alguien que está atravesando por una situación de injusticia puede creer que Dios solucionará sus problemas quedándose de brazos cruzados? Porque no se trata de cruzar los brazos sino de tener fe.

Estos pasajes no son una enseñanza contemplativa para los momentos de adversidad sino una invitación a creer en el Dios todopoderoso, a quien podemos encomendar nuestro confiando en que él hará todo lo necesario para que la justicia obre a nuestro favor cuando así deba serlo. En vez de pensar estos pasajes desde un ángulo contemplativo oremos con ellos creyendo en la veracidad de Dios para nuestras vidas. Los que llevamos algo de tiempo —tal vez poco, pero suficiente— comprobando el poder de la oración sabemos que es más poderoso invertir tiempo orando en estos pasajes que desgastándose en pleitos.

Quien carece de fe y de revelación en la palabra puede considerar la oración como una pérdida de tiempo, pero aquel que se ha ejercitado en la fe sabe que el poder de Dios se manifiesta cuando se invoca su nombre y su palabra, tiene la certeza y la seguridad que todo lo que pida al Padre en el nombre de Jesús será hecho, porque así nos fue prometido (Juan 14:13-14). Así que, en vez de desgastarnos en busca de la venganza confiemos en la justicia divina, descansemos en Dios confiando en que su palabra se cumple en nosotros.

Mary Carmen Olague


Comentarios

Entradas populares de este blog

LO TENGO POR BASURA: ¿A QUÉ SE REFERÍA PABLO?

EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA (Aunque ande en valle de sombra)

REALIDAD VS VERDAD (Llamar las cosas que no son como si fuesen)