LA DECISIÓN ES NUESTRA (escojamos la vida)


LA DECISIÓN ES NUESTRA

(escojamos la vida)



pngimage.net


Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas. Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra […]. A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;
(Deuteronomio 30:14-19)

El Dios todo soberano es tan bondadoso, que a pesar de tener el control de todo, decidió darnos a nosotros la autoridad en este mundo, ya sea para que escojamos, como dice en este pasaje le bien y la vida o el mal y la muerte. Esto explica el puño de calamidades que hay en el mundo, muchas veces sin causa aparente, porque consciente o inconscientemente, muchos han escogido el mal, trayendo como consecuencia muerte a sus vidas.

Seamos sabios y escojamos el bien, que, como se nos enseña en el pasaje que abrimos, consiste en tener la palabra de Dios en nuestra boca y en nuestro corazón. Ese es el verdadero camino de la vida, porque viviendo apegados a su palabra es que podremos transitar por el camino del bien y la vida que es Jesús:

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. (Juan 14:6)

Jesús y su palabra son el único camino para encontrar la vida y la salvación eterna, tanto en este mundo como en el venidero, por eso él dijo que vino a darnos vida y a darla en abundancia (Juan 10:10), porque quiere que vivamos bien, pero eso nunca lo veremos si no tomamos la correcta decisión de vivir con su palabra en nuestra boca y en nuestro corazón. No es algo que Dios deba hacer por nosotros, es una decisión personal que cada quien debe asumir junto con sus consecuencias. Dios quiere lo mejor para nosotros y nos dio un camino muy sencillo que inicia con una fácil confesión:

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.
(Romanos 10:9-10)

Ese es solo el comienzo, una vez que decidimos confesarle como el Señor y salvador de nuestra vida, si seguimos teniendo su palabra en nuestro corazón y en nuestra boca, podremos ver todas las bendiciones que ya nos han sido dadas, pues él ya “nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1:3).

¿Queremos transitar por el camino del bien y la vida? ¿Deseamos ser partícipes de todas las bendiciones espirituales que nos han sido dadas en Cristo Jesús? Tomemos la correcta decisión de seguir a Cristo teniendo su palabra en nuestra boca y en nuestro corazón para que en todo nos vaya bien, porque ese es el maravilloso resultado de estar siempre en su palabra:

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
(Josué 1:8)

Escoge siempre la vida, escoge seguir a Cristo, siguiendo con su palabra dentro de ti, para que meditando en ella de día y de noche puedas guardarla y hacer todo lo que en ella esté escrito y así, todo te salga bien. Escoge la vida en su palabra para que puedas vivir sus bendiciones trayendo vida para ti y para tu descendencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LO TENGO POR BASURA: ¿A QUÉ SE REFERÍA PABLO?

EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA (Aunque ande en valle de sombra)

REALIDAD VS VERDAD (Llamar las cosas que no son como si fuesen)