CUIDA LO QUE ESCUCHAS

CUIDA LO QUE ESCUCHAS

 

La actual contingencia nos ha colocado de frente con teorías conspirarías, desinformación, fakenews, sobreinformación y demás, que son imposibles de dirigir. En lo personal, tal vez por mi formación académica, me inclino un poco más a la información generada en el mundo científico porque es la que muestra los métodos que emplearon para obtener sus resultados, fácilmente entendibles a quienes saben leerlos. Sin embargo, no descarto que toda información puede ser falseable, cualquiera puede editar un video y hacer que tenga coherencia la teoría más desquiciada, cualquiera nos puede mentir, ya sea que se trate de medios oficiales o de fuentes ‘alternativas’.

 

Por ello, cualquier teoría, propuesta o noticia, la tomo con muchas reservas, sobre todo, porque mucha de la información que circula en las redes, parece encaminada a que vivamos con temor. Efectivamente hay un nuevo virus desconocido para todos, que nos obliga a vivir con nuevas precauciones que antes no considerábamos. Sin embargo, los creyentes debemos tener cuidado de no caer en el juego de ser atemorizados por aquello que vemos o escuchamos sin importar qué tan amenazante sea, recordemos que

 

El temor del hombre pondrá lazo; Mas el que confía en Jehová será exaltado. (Proverbios 29:25)

 

El temor nos paraliza e impide que sigamos adelante. Estamos viviendo ante un mundo tan lleno de incertidumbre, que verdaderamente nos muestra como única alternativa a Cristo, sólo en él podemos confiar, sólo en él hay salvación, sólo en él está la bendición. No olvidemos que Dios continúa siendo el mismo y sigue teniendo el mismo poder que empleó cuando sacó al pueblo de Egipto. Lo sostuvo cuarenta años en el desierto, es el mismo que resucitó a Jesús de los muertos y el mismo que continúa llevando a sus hijos de gloria en gloria en la actualidad.

 

Pero ese convencimiento sólo puede venir por fe. El mundo de noticias, ideas, discursos, teorías conspirativas y demás que andan circulando por ahí, si las dejamos anidar en nuestro corazón, sólo nos llevarán a engendrar temor y a paralizarnos. No está mal informarse, pero el exceso de noticias puede generar más ansiedad que bien, incluso, ya hay estudios seculares hablando sobre el tema. Cuidemos de no alimentar aquello que nos puede hacer caer, por eso Jesus dijo:

 

Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego. (Mateo 18:8-9)

 

Este pasaje no es una invitación a la automutilzación, sino que es una alegoría que nos invita a cortar de nuestro camino todo aquello que nos haga caer. Recordemos que toda falta de fe es pecado (Romanos 14:23). Si las noticias te hacen dudar del poder sanador de Dios, entonces ponles pausa por un momento. Si el escucharlas te convences de que Dios no puede ser tu proveedor, entonces detente por un momento, si las teorías conspirativas te están haciendo creer qué hay hombres más poderosos que Dios, aléjate de ellas.

 

Si, infórmate. Pero no dejes que la información sea más grande que Dios. La única forma de mantenernos firmes en la fe, a pesar del mundo de ideas que nos quieren alejar de Dios, es en su palabra, alimentándonos diariamente de ella. No dejemos que esta contingencia nos aleje de ella, podrán cerrar los templos de ladrillo, pero nosotros mismos somos templo del Espíritu Santo (2 Corintios 6:16), así que busca la forma de seguirte alimentando, porque…

 

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

(Romanos 19:17)


Mary Carmen Olague


Comentarios

Entradas populares de este blog

LO TENGO POR BASURA: ¿A QUÉ SE REFERÍA PABLO?

EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA (Aunque ande en valle de sombra)

REALIDAD VS VERDAD (Llamar las cosas que no son como si fuesen)