Entradas

¿CÓMO DISTINGUIR LA CONDENACIÓN DE LA EXHORTACIÓN?

Imagen
¿CÓMO DISTINGUIR LA CONDENACIÓN DE LA EXHORTACIÓN?


¿Cuántas veces nos hemos sentido mal después de haber sido corregidos por alguna autoridad en la iglesia? ¿Cuántas veces sentimos que, más que ser corregidos, estábamos siendo condenados? ¿Cuántas veces hemos estados abiertos para recibir la corrección que se nos ha dado? Pudiéramos continuar haciéndonos ese tipo de preguntas, que en el fondo, tienen como raíz dos problemáticas.
La primera es, que muchas veces, sobre todo en un contexto legalista, cuando una autoridad eclesiástica buscar corregir o exhortar, termina por condenar. La segunda es, más común en iglesias menos legalistas, es el caso del creyente que rechaza la corrección o exhortación porque la confunde con condenación.
Entonces, para disipar las dudas en ambos caso, me propuse definir y comparar los dos términos, condenación y exhortación, tanto semánticamente como bíblicamente, para que de esa forma no queden espacios a malos entendidos, y así, se pueda exhortar a otros sin…

DONES IRREVOCABLES

Imagen
DONES IRREVOCABLES

En ocasiones, el llamado de Dios puede venir acompañado de grandes señales, ceremonias rimbombantes o grandilocuentes discursos, pero en otros casos —que supongo son mayoría— el llamado inicia casi como un susurro, a través de una delicada voz que nos llama desde el interior, que nos da ideas, sueños, visiones o impulsos para servir.
Este es un buen momento para recordar que todos tenemos un espacio y una forma para servir a Dios, ya sea a través de uno de los cinco ministerios: apóstol, profeta, evangelista, pastor o maestro;[1] por medio de los dones del Espíritu Santo: palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe, dones de sanidades, hacer milagros, profecía, discernimiento de espíritu, diversos géneros de lengua, interpretación de lengua[2] o en el ministerio de la reconciliación del que todos formamos parte.[3]
No hay exclusión. Todos tenemos cabida en el gran cuerpo de Cristo en distintas funciones,[4] sin que ninguna sea más importante o necesaria que las otras …

REALIDAD VS VERDAD (Llamar las cosas que no son como si fuesen)

Imagen
REALIDAD VS VERDAD(Llamar las cosas que no son como si fuesen)


“(como está escrito: te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son como si fuesen.” (Romanos 4:17)
Este pasaje lo he encontrado citado generalmente en su última parte: “llamar las cosas que no son como si fuesen”. Debo reconocer que en un principio la entendí mal, me sonaba a que tener fe requería negar la realidad que estás viendo con tus mismos ojos y en cambio decir lo contrario, por ejemplo, ver el refrigerador vacío y decir que “en el nombre de Jesús está lleno”.
Recientemente Dios ha estado tratando conmigo mucho sobre la fe, pues finalmente, es uno de los asuntos centrales de toda la Biblia, pues es imposible entender la obra redentora de Cristo sin ella. Al inicio de este año leí varias veces el libro de Romanos y por alguna razón que aunque yo desconozco, estoy segura que el Espíritu Santo sí conoce, regresó a mi mente este pasaje…

PARECIÉNDONOS AL PADRE

Imagen
PARECIÉNDONOS AL PADRE


La Biblia nos enseña que fuimos diseñados a imagen y semejanza de Dios.[1] Aunque, si miramos nuestra condición natural, tan humana y aparentemente imperfecta y la comparamos con la imagen que hemos formado de Dios en nuestra mente, el ser como Dios, probablemente parecerá si no imposible, por lo menos muy difícil de alcanzar. Sin embargo, como creyentes, debemos tener presente que nuestra verdad es que fuimos diseñados para parecernos a nuestro creador y Padre celestial.
Lo que es imposible para el hombre natural se volvió una posibilidad gracias al sacrificio que Jesús hizo por nosotros, por medio del cual nos hizo nuevas creaturas,[2] las cuales hemos sido santificadas y hechas aceptas ante el Padre por medio de Jesús,[3] el problema es que esta nueva creación continua con las enseñanzas y hábitos de la vieja creatura. Por eso la Biblia nos invita a despojarnos del viejo hombre y a vestirnos del nuevo hombre, el que ha sido creado en justicia y santidad.[4] Par…

ENTRE LO PASAJERO Y LO ETERNO

Imagen
ENTRE LO PASAJERO Y LO ETERNO


“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” (Mateo 24:35)
Seguramente todos han tenido de esos días llenos de bajas y malos momentos. Todo puede iniciar todo a raíz de un pensamiento que nos trajo los recuerdos indebidos, puede ser a causa de las personas con las que compartimos el día a día o eventualidades trágicas que pueden movernos el piso de una forma que jamás imaginamos.
Todos pasamos por eso. Nadie está exento de las dificultades o tribulaciones que acompañan a la vida; sin embargo, cuando estas se presenten debemos tener algo claro, no son eternas. Todo lo que vivimos en esta tierra es pasajero, los sentimientos cambian, las emociones pasan, algunas personas se van mientras que otras cambian y los malos momentos, por más desagradables que sean, se acabarán.
“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.” (Eclesiastés 3:1)
Hay tiempo para todo, para lo malo, para lo bueno, para lo agradable, para lo de…

LA ESPIRITUALIDAD NO SIEMPRE ES EL CAMINO

Imagen
LA ESPIRITUALIDAD NO SIEMPRE ES EL CAMINO


Últimamente he notado, que entre algunas personas hay un consenso generalizado de que cualquier idea o práctica que esté relacionada con lo espiritual es buena en sí misma, de alguna forma, con el tiempo se ha pasado a asociar todo lo espiritual con lo bueno aunque no siempre sea así. La Biblia efectivamente nos enseña que existe un mundo espiritual que no podemos percibir con nuestros ojos físicos pero al que podemos acceder por medio del mundo natural:
“Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.” (Romanos 1:20)
Efectivamente, existe una conexión entre el mundo natural o físico y el mundo espiritual. Sin embargo, la Biblia también nos enseña, que no todo lo existente en el mundo espiritual es para nuestro provecho, por ejemplo, cuando habla en contra de prácticas como la adivinación o la hechi…

¿POR QUÉ LA SALVACIÓN ES POR GRACIA?

Imagen
¿POR QUÉ LA SALVACIÓN ES POR GRACIA?


La doctrina cristiana se encuentra fundamentada en el reconocimiento de que Jesús es el hijo de Dios que vino al mundo para salvarnos de nuestros pecados, sobre lo cual ya habíamos escrito anteriormente, sin embargo, el principio anterior está anclado al entendimiento de la gracia, en que Jesús dio su vida por nosotros porque es él es bueno, sin considerar nuestro mérito. Así que, a continuación se explicará en qué consiste la salvación por gracia y por qué Dios decidió que fuera así.
“Como está escrito:No hay justo, ni aun uno;no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.” (Romanos 3:10-12)
El primer punto para entender la salvación por gracia es saber que no hay un solo ser humano que sea bueno delante de Dios por sus propios méritos. Tal vez, bajo nuestro criterio natural podemos considerar que hay personas buenas y malas, pero bajo los criterios…