Entradas

TODOS FUIMOS PECADORES, TODOS FUIMOS REDIMIDOS

Imagen
TODOS FUIMOS PECADORES, TODOS FUIMOS REDIMIDOS   Vía: pngtree La palabra pecado suena tan fuerte que hoy en día nadie quiere identificarse como pecador. Señalar a alguien de esa manera puede sonar ofensivo y hasta excluyente. En efecto, puede serlo si se saca de contexto lo que la Biblia enseña sobre ello, en especial en el Nuevo Pacto. En una sociedad donde unas faltas tienen más peso que otras, cuesta trabajo reconocer que todos somo pecadores porque es fácil compararse con aquellos peores y pensar que no se está tan mal. Sin embargo, la Biblia enseña en el tercer capítulo de romanos que todos están bajo pecado, que no hay nadie bueno ni justo, ni siquiera uno, que todos se han desviado y que, “por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23) . Bajo esa lógica todos los seres humanos somos pecadores, sin importar el tamaño de la falta. Por eso a Jesús, cuando le trajeron la mujer adúltera para apedrearla, su respuesta fue: “el que esté libre de

PERFECCIONÁNDONOS EN LA DEBILIDAD

Imagen
  PERFECCIONÁNDONOS EN LA DEBILIDAD   Vía: https://www.pinterest.ie/pin/485896247294028833/ Las debilidades son parte inherente de nuestra humanidad, es inevitable que, en ciertos momentos de la vida, nos encontremos ante situaciones que nos hagan ver que no podemos con todo, alguna pérdida, algo en nuestro carácter o personas y problemas con los que no sabemos lidiar.  Aún el apóstol Pablo, quien se atrevía a decir “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” (1 Corintios 11:1) era una persona con debilidades. Sin embargo, cuando escribió sobre el aguijón en la carne (2 Corintios 12:1-13) nos enseñó que ellas no nos determinan, sino que tienen un propósito.   Las debilidades no forman parte de nosotros para humillarnos ni para hacernos sentir incompetentes ante la vida, ni para que formen parte nuestra por siempre. En lo personal, considero que Dios las permite para que no olvidemos que dependemos de él, pero, especialmente, porque son la perfecta oportunidad para que el po

NUNCA ES TARDE PARA INICIAR DE NUEVO

Imagen
  NUNCA ES TARDE PARA INICIAR DE NUEVO Vía: freepng En un mundo ideal, no cometeríamos errores y podríamos aprender, incluso de las experiencias ajenas sin la necesidad de batallar. Pocas personas son lo suficientemente maduras para aprender de las experiencias ajenas, de modo que, siguen siendo la mayoría los que aprenden a base de errores. Entonces, la clave no está en nunca equivocarse, sino en seguir adelante a pesar de ello, sabiendo que podemos caernos muchas veces y levantarnos de todas (Proverbios 24:16) . Lo que nos hace crecer es que avancemos a pesar de las caídas y que no permitamos que ellas nos alejen de Dios. Es común que la culpa nos envuelva, haciéndonos pensar que no somos dignos de acercarnos de vuelta ante su presencia. Dios sabe cuáles son nuestras áreas de mejora, él sabe en dónde necesitamos ayuda, por eso, si aceptamos el sacrificio que Jesús hizo por nuestros pecados, estamos perdonados, de todos los errores cometidos y por cometer, porque Jesús es “el Cord

VOLVIENDO COMO EL HIJO PRÓDIGO

Imagen
  VOLVIENDO COMO EL HIJO PRÓDIGO   Imagen Vía: <a href="https://es.lovepik.com/images/png-affection.html">Afecto Png vectors by Lovepik.com</a> Sería maravilloso que al hacernos hijos de Dios permaneciéramos tomados de su mano por siempre. Desafortunadamente, por la necedad, algunos nos alejamos en cierto momento creyendo que podemos seguir adelante en nuestras propias fuerzas, solo para aprender —a la mala— que no es así. Las razones para alejarse de Dios son muy diversas, a algunos les sucede sin notarlo y regresaron la mirada al punto de retorno creyeron imposible retomar el rumbo. Algunos, le atribuyen a Dios las consecuencias de sus malas decisiones, como si él las hubiera motivado. Otros, creen que los errores sumados son una barrera para acercarse de nuevo al Padre, como si él no estuviera interesado en tenerlos de vuelta.   Independientemente de las razones y los porqués, a través de “La parábola del hijo pródigo”  (Lucas 15:11-32)  Jesús enseñó

BUSCAR A DIOS EN LA ADVERSIDAD NO ES HIPOCRESÍA

Imagen
BUSCAR A DIOS EN LA ADVERSIDAD NO ES HIPOCRESÍA Vía: pngtree La presente contingencia ha venido a demostrar, cuan vigente continúa la parábola de "Los dos cimientos"  (Mateo 7:24-28) . Efectivamente, tanto creyentes como no creyentes nos encontramos en medio de una tormenta que no pudimos evitar. Todos hemos sido sacudidos de una u otra forma por los problemas que este año se han presentado. Sin embargo, esto nos sirve para verificar sobre qué estamos cimentados y poner a prueba nuestros fundamentos. He notado, sin alcanzar a entender con claridad cuál es la razón de todo esto, que algunas personas cuando se encuentran pasando por serior problemas se sienten hipócritas al buscar de Dios y prefieren alejarse. Tal vez por la culpa, y el érroneo pensamiento de que sólo deben acercarse a él los intachables. Sin embargo, eso está muy alejado de lo que Jesús enseñó: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.  (Mateo 9:12) En este pasaje Jesús dejaba claro qu

FE (Certeza y convicción)

Imagen
FE (Certeza y convicción) Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1  Hace un par de meses leí una frase que decía algo parecido a que "la fe es esperar en Dios confiando en que él hará lo mejor". De primer momento me pareció lindo el mensaje, efectivamente es una idea que descansa en la soberanía de Dios y en su poder. Sin embargo, reflexionando con mayor detenimiento, saqué dos conclusiones. La primera, es que está definición le queda corta a la que es presentada en la misma Biblia, pues ella dice que la fe es "la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve". Es decir, tener fe sí significa esperar a que Dios hará lo mejor, pero no como una posibilidad sino como un hecho concreto, se trata de esperar en la plena seguridad de que él cumplirá sus promesas. Pues eso es lo que nos enseña el onceavo capítulo de Hebreos. Seguido de la definición, viene múltiples ejemplos de personas que por la fe obr

TIEMPO DE AGRADECER

Imagen
TIEMPO DE AGRADECER   Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:18   En estos tiempos de adversidad es muy fácil perder de vista que seguimos estando bendecidos con toda bendición espiritual en los lugares celestiales con Cristo (Efesios 1:3) . La pandemia, la crisis económica que le acompaña, el aislamiento y demás situaciones pueden hacer que nos olvidemos que aún tenemos mucho por agradecer. Cuando Jesús habló del afán y la ansiedad (Mateo 6:25-34) dejó muy claro que, para aquellos que hemos puesto en primer lugar el reino de Dios y su justicia, el alimento, la bebida y el vestido están asegurados. Nos dijo que ya no depende de nuestras fuerzas y no tenemos que preocuparnos por ello, pues si él se encarga tanto de aves como de flores, cómo no lo hará también con nosotros, sobre todo, de aquellos que somos sus hijos. No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi sit