NUNCA ES TARDE PARA INICIAR DE NUEVO

 NUNCA ES TARDE PARA INICIAR DE NUEVO

Vía: freepng

En un mundo ideal, no cometeríamos errores y podríamos aprender, incluso de las experiencias ajenas sin la necesidad de batallar. Pocas personas son lo suficientemente maduras para aprender de las experiencias ajenas, de modo que, siguen siendo la mayoría los que aprenden a base de errores. Entonces, la clave no está en nunca equivocarse, sino en seguir adelante a pesar de ello, sabiendo que podemos caernos muchas veces y levantarnos de todas (Proverbios 24:16).

Lo que nos hace crecer es que avancemos a pesar de las caídas y que no permitamos que ellas nos alejen de Dios. Es común que la culpa nos envuelva, haciéndonos pensar que no somos dignos de acercarnos de vuelta ante su presencia. Dios sabe cuáles son nuestras áreas de mejora, él sabe en dónde necesitamos ayuda, por eso, si aceptamos el sacrificio que Jesús hizo por nuestros pecados, estamos perdonados, de todos los errores cometidos y por cometer, porque Jesús es “el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” (Juan 1:29).

Jesús murió y resucitó por nuestros pecados para eliminar todo aquello que nos aleja de Dios. Muchos han sido enseñados para creer que existe un Dios que castiga y recrimina a la gente por sus faltas, pero yo he conocido a uno que ama, restaura, enseña y levanta a todo aquel que se le acerca. Por ello, su palabra nos muestra que, si estamos con él, ya no hay ninguna condenación para nosotros (Romanos 8:1).

Lo que haya sucedido ayer ya no importa, el pasado no lo podemos cambiar, pero podemos vivir un presente tomados de la mano de Dios. Finalmente, todos los días son una nueva oportunidad para regresar a su lado, pues nuevas son cada mañana sus misericordias y grande es su fidelidad (Lamentaciones 3:22-23).

Sí decidimos convertirnos a Dios, él está puesto a restaurarnos (Jeremías 15:19). Sólo en él podemos cambiar nuestro herido corazón por uno nuevo (Ezequiel 36:26). Así que ya no perdamos el tiempo y acerquémonos confiadamente a su trono de la gracia, al único lugar donde podemos encontrar el oportuno socorro (Hebreos 4:16), al espacio donde podremos ser restaurados en los brazos de amor de nuestro Padre Celestial. 

Siempre es un buen momento para levantarse y volver a comenzar, solo es cuestión de decidirlo.

Mary Carmen Olague

 

Comentarios

Otras entradas

LO TENGO POR BASURA: ¿A QUÉ SE REFERÍA PABLO?

EL DON DE LA JUSTICIA (Un regalo de Dios)

RELACIÓNATE CON DIOS (él es nuestro padre y nosotros somos sus hijos)

REALIDAD VS VERDAD (Llamar las cosas que no son como si fuesen)

LA JUSTICIA DIVINA (Descansando en Dios)