DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZÓN (Reflexión poselectoral)


DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZÓN

(Reflexión pos-electoral)

Imagen tomada de: http://www.circulosonora.com/2016/07/22/ideologias-cuestionadas/


"Porque de la abundancia del corazón habla la boca"
(Mateo 12:34)



A casi una semana de haber finalizado una de las elecciones más polémicas en México, las redes sociales continúan siendo el medio de expresión de diversas ideas tanto a favor o en contra del presidente electo y de sus militantes. Por su puesto, entre los cristianos no ha sido la excepción y muchos se han sumado a los interminables debates sobre si los electores del ganador acertaron o fallaron, como si en estos tempranos momentos pudiéramos tener una respuesta basada en evidencias y no en suposiciones. 

Así como la libertad de pensamiento es inherente a cada individuo, también la libertad de expresión es un derecho gracias a la sociedad democrática en la que vivimos donde las redes sociales han contribuido a su desarrollo. Sin embargo, los creyentes debemos tener en cuenta que la Biblia nos invita a llevar todo pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo,1 lo que significa que debemos adaptar nuestra ideología a lo que enseña la Palabra de Dios. Por su puesto, esto no impide que entre los creyentes existan distintas ideologías y doctrinas.

Gracias a la libertad de expresión podemos conocer la ideología política de muchos de nuestros contactos, conocidos, amistades y familiares. Desafortunadamente, lo que podría ser una oportunidad sana para enriquecernos y compartir ideas, terminó convirtiéndose en una batalla tras pantallas en contra de todo aquel no comulgue con nuestra ideología y, en el caso de los cristianos que decidieron entrar en este juego de críticas indirectas y destructivas, también evidenció la profunda división que sufre la iglesia cristiana en la actualidad.

Lo que hablamos o en el caso de las redes sociales, lo que escribimos o compartimos, refleja lo que hay en nuestro corazón. Cada publicación en las redes muestra lo que hay en en lo más profundo de nuestro ser, es una muestra de nuestros amores, odios, aficiones, alegrías y disgustos. Reflexionemos si lo que hemos publicado, si las indirectas posteadas, si los memes compartidos, verdaderamente reflejan al Cristo que nos habita o termina por exhibir un alma no renovada que no ha dejado crecer a la Palabra. Recordemos que somos embajadores de Cristo para que él pueda rogar por medio de nosotros a la humanidad2 y todo lo que decimos o hacemos puede contribuir o restar para que el evangelio sea conocido entre los incrédulos.


Mary Carmen Olague 

1 2 Corintios 10:5
2 2 Corintios 5:20

Comentarios

Entradas populares de este blog

LO TENGO POR BASURA: ¿A QUÉ SE REFERÍA PABLO?

¿POR QUÉ CONGREGARNOS?

POR UNA VIDA DE ORACIÓN